Rubor: todos los colores para piel morena

¿Quiénes son fanáticas del blush? Nosotras, definitivamente, somos socias del club de fans de ese toque de color que te levanta o te levanta. Si tu piel es morena, tal vez sentís que es difícil encontrar el rubor que se ajusta a vos pero no dejes que eso te detenga, hay tonos que te complementan a la perfección. Hoy vamos a contarte cuáles son los colores para piel morena que vas a empezar a amar y te van a amar.

Con tez morena, algunos colores de rubor pueden pasar desapercibidos. Es sabido que no todas podemos usar los mismos tonos, hay algunos muy claros que desaparecen luego de aplicarlos, hay otros que pertenecen a otra gama de colores… hay secretos por descubrir.

Los tips que te vamos a dar a continuación lo van a cambiar todo, te vas a destacar sí o sí.

¿El consejo más valioso? Elegir un producto con buena textura: al tacto tenés que sentir que es sedoso y que se desliza por tu cutis, porque nada es peor que el manchón de color sin difuminar en las mejillas. Como buenas fanáticas del blush, tenemos una obsesión con Fit Me Rubor, se funde con el rostro de un modo súper favorecedor y es de apariencia compacta pero de textura perfecta. Es lo máximo.

Un tono para cada piel

No existe una sola piel morena, dentro de lo que definimos así hay varios subtonos, y conocer cuál es el tuyo te va a sumar mucho a la hora de elegir el blush correcto para vos.

Si tu cutis es de tono medio, el color para vos es el Coral. Como tu rostro no es ni muy pálido ni muy oscuro, este color es ideal para que te veas descansada y que el color de tu tez se potencie iluminando tu expresión.

Con un tinte amarillento en la piel, tu tono es el Rose. Solo un poquito de rubor va a darte un touch de color, pero si te animás a lograr un resultado más intenso, solo tenés que sumar producto. Te va a quedar bárbaro.

Si tu piel es oscura, el Wine es para vos. Evitá los tonos demasiado claros y jugate con este color mega intenso, es fantástico para realzar tu belleza natural.

Aplicación impecable

Para que tus mejillas se vean divinas, realizá una sonrisa exagerada y, con una brocha de rubor, aplicá el producto con movimientos circulares sobre el pómulo. Difuminá bien hacia el nacimiento del pelo con un movimiento de V invertida.

¡Estás diosa!

    Seleccionar productos

¡Uh! parece que O Crea una cuenta.