Los secretos del maquillaje en polvo

Armamos la guía definitiva para que conozcas los mejores usos y técnicas del maquillaje en polvo. Gracia a los consejos más profesionales vas a poder elegir tu preferido de acuerdo a tu tipo de piel y a tus necesidades, sin ningún problema. Ya podés estar tranquila y usar tus polvos para lograr un makeup perfecto.

Fresco y natural

La frescura es tendencia, y si buscás una apariencia súper natural, lo ideal es optar por un polvo que vaya en ese sentido y se funda perfectamente con el color de tu piel. Por este motivo es que vas a adorar al Fit Me Set + Smooth Powder. Viene en dos tonos: Golden Beige y Nude Beige, que se adaptan como ningún otro a la tonalidad de tu rostro. Aquí llegó la terminación perfecta.

Con brillo del sol

Amamos como nos queda la piel luego de una tarde de sol, y cuando un makeup potencia esa sensación nos sentimos muy winners. Porque la piel bronceada no solo es súper favorecedora, también nos recuerda a los días de vacaciones y saca lo mejor de nuestra belleza, Super Natural Sun es uno de nuestros favoritos. Además lo podés usar tanto debajo de las mejillas para un efecto contouring como sobre todo el rostro para potenciar el look de bronceado natural.

Para cuidar la piel

Increíble pero cierto, el polvo también puede ser tu aliado para cuidar la piel ¿Cómo? Eligiendo un producto que te ayude con eso que no te gusta de tu piel y al mismo tiempo cuide tu salud. Empezando por el Pure Makeup 3D Polvo Compacto, que tiene triple acción 3D: disminuye manchas, desvanece los poros y defiende la piel contra los rayos UV.

Otro fav es el Pure+ Polvo Compacto, que tiene máxima concentración de ácido salicílico para combatir pieles grasas, es anti granitos y puntos negros.

Better Skin Base en Polvo combinado con la base de la misma línea logra mejorar la apariencia de tu piel y, en tres semanas, reduce visiblemente las imperfecciones además de otorgarte cobertura perfecta por horas.

Larga duración

Para sellar tu maquillaje, el Super Stay 24HS Polvo Compacto es ideal. Controla el brillo y deja la piel impecable para resistir el calor, la humedad y el sudor. Aplicalo después de la base para fijar el makeup y potenciar todo su poder de larga duración. Extendelo por todo el rostro enfocándote principalmente en la frente, los pómulos, la nariz y el mentón.

Ahora sí, ya lo sabés todo y podés elegir el polvo que mejor le va a tu piel.

¡Uh! parece que O Crea una cuenta.