Cómo maquillarte según la forma de tu cara

Si morías de ganas por empezar a dar tus primeros pasos en el mundo del contouring, tus deseos son órdenes. Te contamos el A, B, C para lograrlo, pero antes de empezar, lo más importante es definir cómo vas a maquillarte según la forma de tu cara. Seguí al pie de la letra todos los tips y vas a estar perfecta.

Viva la diferencia

Todas las mujeres nos caracterizamos por tener una belleza única y diferente; la clave del make up es saber cómo y dónde aplicarlo para sacarle el máximo a tus puntos fuertes y disimular lo que no te gusta tanto.

En todos los casos, sin importar que tipo de cara tengas los tips que vamos a darte son para que los pongas en práctica con el lápiz 2-en-1 para hacer contouring Master Contour Stick.

En forma de corazón

Por lo general en este tipo de rostro, la longitud de tus mejillas suele ser mayor a la línea de tu pelo, el mentón termina en punta y tus pómulos tienden a ser redondos.

Lo que tenés que lograr es equilibrar la frente y disimular un poquito el mentón. Para eso, aplicá el tono más oscuro de tu Master Contour Stick en las zonas anchas de tu cara: la zona que está apenas arriba de tu pómulo, en la sien llegando hasta la mitad de tu frente y un toque en el mentón.

Para iluminar vas a usar la parte clara de tu barra de contorno, enfocate en la mandíbula y difuminá bien para que no queden líneas marcadas muy visibles.

Rostros cuadrados

Son rostros muy angulosos y de rasgos súper marcados como por ejemplo el maxilar. Lo que querés lograr es suavizarlo, crear las curvas que naturalmente no tiene para darle una apariencia más delicada.

Aplicá el producto oscuro en las zonas laterales de la frente, la línea debajo de tus pómulos y el maxilar. Vas a iluminar las zonas del centro de tu cara: frente, mentón y la parte de arriba de la nariz.

Rostros redondos

Si tu cara es redonda solés tener el mismo ancho y largo y no tenés las esquinas muy definidas.

¿Qué querés lograr?, romper con la “redondez” de tu cara y crear la sensación de que se alarga. Para conseguirlo oscurecé los laterales de tu rostro a ambos lados de tus cejas para hundir las sienes y debajo de los pómulos para crear una diagonal.

Vas a iluminar con el tono más claro de la barra: la frente, la parte central de la nariz y el mentón.

Rostro ovalado

Estos suelen ser los más “fáciles” de maquillar, son un poco más estrechos en dirección hacia el mentón y la verdad es que requieren pocas correcciones para realzarlos de forma natural.

Te sugerimos que solo oscurezcas debajo de los pómulos y que apliques iluminador en el área debajo de los ojos, en el eje central de tu cara (la línea imaginaria entre la frente, la nariz y el mentón).

Como viste es muy fácil hacerlo, sólo tenés que aplicar el producto correcto en la zona adecuada, difuminar para que quede integrado con tu piel ¡y vas a verte espectacular!

    Seleccionar productos

¡Uh! parece que O Crea una cuenta.